Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Los besos que no pesan

Para Antía









Aire. Viento del norte gris y descarriado, ventolera de arena de roja tierra seca. La paz silente se acomoda en mis brazos, se retuerce en el pecho.
Enorme y amigable la montaña me habla la escucho con el alma, con la piel, con los ojos. Sus palabras son gotas tostadas del rocío, de la cadencia rota de un verano, de un futuro infinito, de los besos más puros y el amor más divino.
Profana y verdadera la flor de mis entrañas crece de puntillas, ruidosa y sin pecado, sin miedo, sin malicia. Arrancada de dentro por el tiempo que pasa Me mira curiosa divertida enfadada feliz incontrolable. Maravilla increíble por la que creo en el mundo. El milagro hecho carne.
La montaña me habla madre ser paisaje.




Entradas más recientes

1 de Julio, 2017

La niña de la playa

A ti

El profesor de esgrima

Le professeur d'escrima

Animal fragile

Alma

D'amour en amour

La piscina